Realizan con éxito el primer transplante infantil de corazón artificial permanente

El paciente ha sido un chico italiano de 15 años, y la intervención (de diez horas de duración) ha sido llevada a cabo por el Doctor Antonio Amodeo y su equipo en el hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma.

El chico sufría una enfermedad llamada Distrofia muscular de Duchenne que le excluía como receptor de un corazón orgánico, puesto que dicha enfermedad supone un deterioro extremadamente rápido del tejido muscular. El chico habría muerto a los pocos días, y ante esta situación, se decidió algo poco común, implantar de forma permanente un corazón artificial.

Dicho corazón funciona como una bomba hidráulica alimentada por una batería externa recargable (comunicada a través del oído por un cable). Mide 4 centímetros de largo y pesa unos 400 gramos.

Según dice el doctor responsable de la operación:

“Esta es la primera vez que un dispositivo de éste tipo es transplantado en un paciente tan joven y debería proporcionarle una calidad de vida mejorada […]”

Se estima que la esperanza de vida del chico aumentará en unos 20 – 25 años (cifra que quizás pueda parecer un poco optimista) pero lo que está claro es que su vida no corre peligro inmediato y es posible que pueda disfrutar unos cuantos años más gracias a éste médico y su equipo.

Los transplantes de corazón son una práctica quirúrgica “a la orden del día” como el que dice, pero los de corazones artificiales han demostrado ser mucho menos eficaces, ya que los pacientes transplantados no alcanzan a tener una esperanza de vida muy larga debido a que el corazón transplantado es incapaz de funcionar e interactuar con el resto del organismo como lo haría un corazón biológico.

Generalmente los transplantes de corazones artificiales suelen ser temporales, para ganar tiempo mientras se traslada al paciente, o en situaciones críticas en las que el corazón del donante está de camino.

Como momento “wiki” del artículo, comentar que el primer transplante de corazón artificial fue llevado a cabo por los cirujanos Denton A. Coolie y Domingo Liotta el 4 de abril de 1969 y el primer modelo patentado fue inventado por un ventrílocuo llamado Paul Winchell. El primero que tuvo uso quirúrgico fue el Jarvik-7, patentado por el médico y científico estadounidense Robert Jarvik.

Visto en | Alt1040

Articulo original | DailyTech

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s